22 nov. 2011

no eras para mí más que un flaco igual a otros cien mil flacos. Y no te necesitaba. Tampoco vos tenías necesidad de mí. No soy para vos más que una sola entre otras cien mil semejantes. Pero si me domesticabas, entonces íbamos a tener necesidad el uno del otro. Vos ibas a ser para mí único en el mundo, yo “supuestamente” iba a ser para vos única en el mundo.

Vos 
- Igual ya es tarde, no se por qué se me vino eso a la mente justo ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario