21 ago. 2014

Perdoname, no te escucho nada. Hay indiferencias.

´Noviembre de 2010´ Todos dicen lo mismo, se sienten importantes con sus sabios consejos. Cada uno cree que tiene la clave para ayudarme a recuperar la cordura y se pasan horas hablando, sacando conclusiones, hasta que se desmoralizan al ver que no consiguen nada y entonces se enfadan, pierden los nervios, y acaban gritándome, diciendo que les estoy arruinando la vida, que no puedo estar haciendo esto…