16 dic. 2011

¿Cinturón? siempre me olvido, “me arruga la ropa”.

Yo describiría mi vida como una ruta.
Es larga, a veces sinuosa, llena de curvas, y hasta ahora salí viva de todas. Tiene tramos asfaltados, son los mejores, pero los más cortos y los que pasan más rápido, esos momentos de felicidad que se van en un abrir y cerrar de ojos, pero que no se olvidan. Amo la velocidad, muchas veces me dijeron que tenía que bajar 3 cambios, soy muy aceleradita. También hay tramos de arena fina, y cuando pasa un auto muy fuerte se levanta tanto polvo que no puedo ver, confusión es lo único que hay en ese momento, pero pasa…siempre pasa. Los tramos de arena gruesa también son jodidos, pasa como en la playa, no puedo avanzar, por más de que halla sol a tu alrededor y todos alrededor mío disfruten YO estoy estancada, avanzo lento, pierdo muchas energías y para colmo me quemo los pies, pero todos están demasiado entretenidos para darse cuenta, y ¿para qué molestarlos? si no me puse ojotas fué problema mío.
Las piedras son terribles, pero me gustan, soy masoquista. Tropiezo, nunca con la misma piedra, pero siempre caigo de la misma manera. De tantas veces que me caí ya se como levantarme. El dolor se aprende a soportar, se hace casi imperceptible, eso no es problema. Cero rencor, no me arrepiento nunca de nada, nunca. Todo en esta vida me pasó por algo y sirvió para hacerme mejor de lo que era, porque para eso existo, para equivocarme, aprender de mi error y no volver a cometerlo nunca más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario