16 dic. 2011

goodbye frío, hasta el año que viene gil.

No te voy a extrañar nada, te comento. Sos abstracto, desgarrador, intocable. También sos capaz de crear vacíos insoportables, acompañados de manos y pies congelados, que sumados a mi mala circulación me hacen parecer un cubo de hielo en pinta, ni los guantes sirven. Me transmitís tristeza, ganas de mandar gente a la mierda, nostalgia alguna que otra vez y fin de semanas aburridos. 3 meses poblados de domingos suicidas, tardes inundadas de litros y más litros de té y unas cuantas quemadas de culo en el calefactor son todo lo que me dejás, qué básico sos. Soledad. Sueño. En fin, más tristezas que alegrías. No sos lo mío invierno, tal vez algún día lo fuiste, pero ya no más. Chau, ojalá que el año que viene te tomes un bondi a la luna.
Atte: Lucía Guerra

No hay comentarios:

Publicar un comentario