16 dic. 2011

Es hora de abrir el corazon y cerrar las piernas.

Pensemos que los hombres son llaves y que las mujeres son puertas, o candados en su defecto. Una llave que abre todos las cerraduras claramente es una llave maestra. Llevemos eso a la vida real: un flaco qué esta con miles de minas, claro, capo de la vida, un groso. Ahora, una cerradura o candado que es abierto por cualquier llave es un candado choto, no sirve, malísimo. Mala fama. Puede que pasen dos cosas: que todas las llaves lo prueben y lo usen solamente por un rato o puede que ninguna llave le preste atención porque sabe que no sirve. Depende la mentalidad de la llave. Osea, mujeres, tengan eso en cuenta siempre. Queda feo, horrendo, ver a una puta regalada, una mina fácil. Es imposible cerrarnos la boca, por lo menos cerremos las piernas. Close your legs sweetie. Sirve para evitar la sobreboblación, entre otras cosas

No hay comentarios:

Publicar un comentario