2 dic. 2011

Fasebuk

Hay días en los que quiero ver menos gente, no más. Y el Facebook no es una herramienta muy útil para eso que digamos, es simple: uno a lo largo de su vida conoce a mucha gente. Esa gente con el tiempo se va decantando y uno se va quedando con un grupo reducido de amigos. Facebook es retroceder dos casilleros. Lo abrís, te reencontrás, por ejemplo, con tus cumpañeros de primaria que no ves hace varios años, después te los cruzás un par de veces, se cuentan anécdotas y en un momento en medio de un silencio incómodo te das cuenta que no tenes nada en común con esa gente. Que por alguna razón dejaste de verlos y te gustaría dejar de verlos por unos años más, pero…estas en Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario