24 jun. 2013

El ego es la acumulación de las opiniones de los demás sobre vos, no hay tutía.

Todos, absolutamente todos nacemos sin ego, somos pura conciencia. Durante mucho tiempo me dediqué a analizar a mis primitos chiquitos y pude darme cuenta de que su mente a esa edad es flotante, divergente, inocente, virgen. Todos fuimos así alguna vez…
Pero bueno, un día llega un vecino, una tía, mamá, y nos dice: “Hay que nene tan hermoso”, y ahí, en ese preciso instante el ego empieza a funcionar. Y bueno capaz que si un día a alguien se le cruza un cable y nos mira mal vamos a pensar que no somos aceptados tal cual somos, no somos aceptados incondicionalmente. Hay condiciones, condiciones de mierda, por supuesto.
Algunos te quieren, algunos te odian, otros te tratan con indiferencia… y bueno, así crecemos y vamos acumulando las opiniones de los seres que nos rodean. Y empezamos a vernos desde afuera, como nos ven los demás. Si nos aprecian, alaban, etc, nos sentidos aceptados, si nos rechazan o desprecian nos sentimos miserables, y así sucesivamente… 
Vallamos al ejemplo más facil del mundo: nuestra imagen. No nos podemos ver la cara directamente, necesitamos un espejo. el reflejo que veamos va a ser nuestra idea de cara, pero hay miles de espejos, todos dándote una imagen diferente, eso construye tu ego.
Para renunciar al ego hay que renunciar al espejo, a las opiniones de los demás. Para dejar de lado el ego hay que volver a ser un nene

1 comentario: